Llego al restaurante con los ojos hinchados y el pelo aún revuelto. El resto de los cocineros ya están preparando las salsas, los pinches llevan un rato cortando las verduras para las guarniciones mientras el chef Watanabe Osamu, el dueño del Ikigai, supervisa con mirada atenta. […]