En este mundo no eres un escritor de verdad si no eres famoso. Al menos eso es lo que piensa la gente. Cuando te escuchan decir que eres escritor, si no te lo preguntan a la cara, te miran y piensan: ¿de verdad?…

Mi nueva meta en la vida es aburguesarme lo suficiente como para llegar a confundirme y no saber si soy feliz o estoy demasiado cómodo. Un aburguesamiento merecido con el sudor de mi trabajo que no me lleve a la aspiración estúpida de querer más dinero; que me permita aprovechar mejor el tiempo y dedicarme a lo único que siempre ha llenado de satisfacciones mi exigencia: la literatura.

Lo que quiero compartir es en realidad una anécdota que podría parecer insignificante, pero que para mí fue la confirmación de algo que vengo creyendo desde hace tiempo: la argentina Samanta Schweblin es probablemente una de las escritoras contemporáneas más importantes y que más posibilidades de trascendencia tiene dentro del campo literario contemporáneo.