Hace un año el COVID19 llegó a nuestras vidas. Pensamos que sería durante poco tiempo, pero ahora sabemos que va para largo. Aunque las vacunas nos dan esperanza a todos, la realidad es que nuestra vida ha cambiado mucho durante el último año. ¿2021 será diferente? Mientras tanto, quienes nos dedicamos a la creación atravesamos la crisis como podemos. A veces le sacamos partido, otras no. ¿Tú cómo lo estás viviendo? Encontrémonos en línea para hablar de cómo gestionamos la nueva normalidad y la escritura creativa.

¿Te aburres si planificas todo antes de escribirlo? ¿Cómo elijo temas estratégicamente para atraer al lector? ¿Cómo gestiono mi necesidad de aislamiento para leer y escribir con la vida social? ¿Debería centrarme en escribir historias del mismo subgénero si me quiero especializar en él o es mejor explorar otros subgéneros? ¿Los nuevos software’s para escritores son necesarios o convenientes? Estas son sólo algunas preguntas planteadas por mis tallerícolas durante este directo, realizado el día 18 de febrero del 2021.

Con este directo estrené una dinámica de interacción que llevaba preparando un tiempo. Me ilusionó mucho y creo que fue sólo el comienzo de una nueva etapa en mi canal en la que las emisiones en directo cobrarán importancia. Me encanta conocerte y trabajar directamente contigo, ayudarte a conocer el oficio literario y darte algún empujón de ánimo. No te lo pierdas, porque se dio respuesta a una buena cantidad de preguntas muy interesantes sobre la creación literaria.

¿Escribes y todas tus palabras parecen haber sido escritas por el autor o autora que estás leyendo? ¿Se te cuelan las voces, los ritmos, los temas y estilos de los escritores y escritoras que te gustan, admiras, incluso sin pretenderlo? ¿Crees que para evitar su influencia deberías renunciar a ellos? ¿Deberías leerlos si lo que te propones es escribir una obra propia y original a través de la que los lectores te puedan identificar a ti y no a ellos? ¡Ha llegado la hora de que aprendas cómo no ahogarte entre influencias y referentes!

La primera vez que leí a Charles Bukowski yo era once años más joven, o sea, no hace tanto. Y me dejó encantado, porque el imaginario de este borrachín incorregible me pareció igual de sabroso que el de de autores como Sade o Apollinaire. Lo que me gustó de Bukowski fue su capacidad para contar la vida desde los márgenes y la incomprensión, con una crudeza y naturalidad propia del insurgente que bombardea el sistema desde su casa y con una una botella en la mano. Si hay algo que puede decirse de este escritor es que tenía la enfermedad de escribir.