Regularmente no me pasa, pero a veces pasa que me siento a leer y la lectura me atrapa. Estoy allí, metidísimo, sintiendo que la vida tiene sentido y de pronto el libro me regala una chispa, un destello de luz, una frase reveladora que me enseña algo sobre mi existencia, el universo, Dios, yo qué sé.

¿Te cuesta creer en ti? ¿Dejas pasar mucho el tiempo sin dedicarte a lo que realmente quieres hacer? ¿Sueles ser muy duro(a) contigo? ¿En en fondo sabes que esa voz saboteadora no es más poderosa que tú, pero aún así dejas que te agobie y la gran mayoría de las veces te incapacite? ¿También a ti te perturba la puta vocecita interior del escritor(a)?