Estoy impaciente por decirte cosas al oído. Aún no sé ni lo que voy a decir. Me han dado instrucciones. No estoy seguro de poder seguirlas. Me llamará la trabajadora social, me dirá que te tengo al otro lado de la línea, que empiece a hablar. Y hablaré seguro, pero no sé qué palabras saldrán por mi boca. Y si éstas conseguirán darte ánimo y paz.