Estar bien

Las voces de los borrachos del bar, el veranillo incómodo de octubre, la incertidumbre sobre el camino a seguir, la respiración entrecortada al dormir. Pueden sobrar motivos para sentirse mal. Pero en realidad, si uno se detiene un poco a pensarlo, se está bien. Y ¡siempre puede estar peor!
081022

Deja un comentario

Deja un comentario