¡Salseo! Les cuento la experiencia que tuve con una mujer que me llamó preguntando por un coach literario y asumiendo que yo no era uno pero podía contactarle con uno. A partir de esta anécdota reflexiono sobre el ego y la vanidad del escritor y cómo afecta en su proceso de aprendizaje. Bueno, y también me desahogué con ustedes porque… hay que ver lo que tiene uno que aguantar.

Francisco Argüelles, nació en Ciudad de México en 1983 y a los pocos días fue llevado a Huejutla Hidalgo, donde vivió hasta los 18 años, por lo que él se considera un Huasteco de cepa. Se dedica a la investigación en el área de ingeniería de yacimientos petroleros. Actualmente reside en Austin, Texas, donde realiza un doctorado en Ingeniería. Ha realizado varios ciclos de Coaching literario en mi Taller de Escritura Creativa, donde escribió y corrigió este cuento con el que ganó el concurso, entre muchos otros con los que se formó en la escritura del género, no sin destreza y una muy personal visión de la cultura y la sociedad mexicana de principios de siglo XXI. Este cuento fue originalmente publicado en la web de Skribalia, ahora celebro el premio con la divulgación del texto en mi propia web, en el espacio donde la prosa de este escritor joven ha crecido y conseguido reconocimiento, bien merecido lo tiene. Puedes contactar con Francisco a través de su perfil en Facebook.