Empecé mi canal en YouTube en septiembre de 2017 con la intención de ayudarte a ser escritor, a transformar tus ideas en una obra literaria. Y mi entusiasmo sigue alto, ahora más que nunca. Y por eso decidí crear este concurso llamado Israel Pintor Writing Race, en el que te voy regalar un Ciclo de Coaching literario, con valor de 370€, y tú puedes ser quien lo gane, ¿quieres saber cómo?

El caso es que yo tenía pendiente la inauguración de una sección más en mi canal: la tallereada, en la que haré análisis a algunas obras escritas por grandes autores, así como algunas obras escritas por mis alumnos. Y a colación de un comentario sin responder que uno de mis seguidores dejó en el canal, decidí abrir esta nueva sección realizando un análisis al cuento “Hansel y Gretel”, de los Hermanos Grimm, un cuento clásico que probablemente te leyeron cuando eras pequeño y que no puedo dejar de analizar porque el mundo necesita un análisis como el que estoy a punto de hacer.  O no, pero igual me vengo arriba. En esta nueva sección, lo que haré es destripar una obra. ¿Le sacamos las tripas juntos?

En el taller de escritura me encuentro a menudo con textos que tienen diálogos lamentables. Acartonados, insípidos, inverosímiles, melodramáticos, robóticos o completamente innecesarios. Escribir diálogos es, desde luego, una de las tarea más difíciles para cualquier creador de historias, independientemente del género en que los vaya a utilizar, ya puede ser una novela, un guión de cine, un cuento o una obra de teatro. Los diálogos son duros de roer. Y cuando estamos aprendiendo a escribirlos es fácil meter la pata. Por eso hoy me di a la tarea de hablarte sobre cómo escribir diálogos.

Si estás atento, la inspiración llega de cualquier parte, es sólo enlazar ideas. No importa si es un cultivador de arroz filipino en un reportaje de la tele que se llama Romeo y que lleva una camiseta con alas en la espalda. Nada más lo vi, algo hizo clic y me vino esta imagen que…