Los narradores indignos de confianza son invariablemente personajes inventados que forman parte de las propias historias que cuentan. Un personaje que narra, ya de por sí, no puede ser totalmente digno de confianza, la naturaleza subjetiva de su perspectiva lo impide. Si todo lo que dice es palpablemente falso, eso sólo confirmaría lo que ya sabíamos: que forma parte de una ficción. Tiene que haber alguna posibilidad de discriminar entre la verdad y la falsedad en el interior del mundo de ficción, como lo hay en el mundo real, para que la historia suscite el interés del lector. Y para ello los escritores utilizamos a los narradores no fiables. ¿Habías escuchado hablar sobre estos tipos de narrador?