¡Hola!, Gustavo: Te escribo sobre besos de lengüita y me contestas con besos de ternura en la frente. No logras más que enloquecerme de ansiedad, de alegría. Esos son los gestos más valiosos, más sensuales, aquellos muy rosas, muy certeros, tentadores. Sigue así, por piedad, sigue así; me tendrás siempre a tu merced. Olvidaré momentáneamente […]

Israel, hola: Comencemos con la parte anecdótica donde el conocernos o nuestro ciber encuentro está marcado por tu experiencia de leer una ficción al estilo esa novela que, por lo que veo, te siembra muchas dudas. Que nos conozcamos en este contexto o momento de tu persona no me resulta inverosímil, desagradable o imposible. Si […]