Despropósitos de año nuevo para escritores noveles

Despropósitos de año nuevo para escritores noveles
¿Te gusta?

El final de cada año es un momento ideal para detenerse a mirar con objetividad nuestro desarrollo, para evaluarnos y sacar conclusiones sobre lo que estamos haciendo bien y lo que deberíamos hacer de un modo diferente o empezar a hacer, si no queremos llegar a viejos y arrepentirnos por desperdiciar el tiempo de nuestras vidas. Estos días de tranquilidad en casa nos ayudan a meditar y proyectar nuestra vida a corto y mediano plazo, y como sé que muchos de nosotros estamos empezando a escribir y, entre nuestros propósitos de año nuevo habrá un montón en relación a la escritura, me he dado a la tarea de crear esta lista de hermosos y nada sutiles despropósitos de año nuevo para un escritor novel. Quédate y entérate de todo lo que no deberías proponerte hacer el siguiente año.

Averigua qué no deberías proponerte hacer el próximo año

No busco profundizar, más bien señalar aquellos aspectos que casi siempre son vistos por mis alumnos como ideales a conseguir, pero la manera de abordarlos es regularmente errónea. Así que, sin más, ahí les va mi lista de despropósitos:

  1. Escribir una novela cuando no sabes siquiera construir una historia.
  2. Escribir tu primer borrador de novela como Dios te da a entender y esperar que te la publiquen simplemente porque has conseguido terminar un borrador.
  3. Corregir obsesivamente una de tus primeras obras esperando que en la quincuagésima corrección consigas que sea buena, en lugar de escribir otra.
  4. Abrir un blog en el que escribes un post larguísimo el 1 de enero, otro modesto el 15 de marzo, un tercero muy breve el 20 de septiembre en el que te disculpas por no poder escribir más a menudo y ningún otro post, hasta que termina el año.
  5. Pagar un año de suscripción en una app, para llevar un Diario en línea que te recuerde cada día que debes escribir y tú simplemente ignoras las notificaciones.
  6. Decidir que empezarás a reconocerte como escritor para asumir tu vocación literaria diciendo a todo el mundo que te dedicas a escribir, sin realmente escribir.
  7. Programar para el futuro el momento en que te reconocerás como escritor, en lugar de simplemente escribir y dejar que la actividad te defina como un escritor.
  8. Enviar tu primer manuscrito a todas las editoriales habidas y por haber porque no has publicado aún y el mundo no puede seguir sin un libro con tu nombre en la portada.
  9. Empezar a tomar clases de escritura y creer que no vales para esto porque cometes errores cuando realizas las prácticas de escritura que te encarga tu profe.
  10. Intuir que tienes sensibilidad con las palabras y deberías hacer algo al respecto, pero al mismo tiempo ser incapaz de reconocer cuando alguien te dice que escribes bien. Te prometes hacer caso de tu intuición pero sigues evitando escribir.
  11. Proponerte leer un libro al día.
  12. Proponerte leer todos los libros clásicos que dicen los demás que deberías leer, aunque a ti no te gusten.
  13. Calendarizar un programa de lecturas para todo el año, sin contemplar que tu deseo lector es voluble y que tienes una suscripción de Netflix.
  14. Hacerte suscriptor Prime de Amazon para ahorrarte los gastos de envío de los libros que vas a leer el siguiente año, para ver en realidad las series y películas que te regalan por ser suscriptor.
  15. Esperar que todos los cuentos que has escrito desde que empezaste a escribir, terminen por convertirse en un libro que puedas publicar este año, sin que hagas nada para transformarlos y reescribirlos pensando en la unidad de la obra.
  16. Querer publicar cualquier tipo de texto sin saber lo que has querido decir a través de él.
  17. Publicar un libro con todos tus estados de Facebook, sólo para que puedas sumar al currículum que has publicado.
  18. Escribir únicamente para ganar premios literarios, esperando ganarlos todos y sin haberte preocupado por aprender siquiera  el ABC de la construcción dramática.
  19. Rezar para que este año por fin consigas publicar tu primer libro y morirte de envidia cuando tus amigos consiguen publicar.
  20. Enviar textos a revistas para publicar y darte a conocer, sin haberlos escrito pensando en las necesidades de la revista y sintiéndote ofendido porque ninguna revista te publica o siquiera te responde.
  21. Quemar todas las cartas de rechazo que recibas de las editoriales a lo largo del año, en lugar de conservarlas y reflexionar en las posibles razones por las que tu obra aún no se publica.
  22. Buscar desesperadamente la publicación cuando no te has formado lo suficiente.
  23. Prometerte que buscarás más tiempo a lo largo del día, durante todo el año, para escribir un poco más. Y dejar que todo se interponga y termine siendo más importante que escribir.

Algo me dice que me faltaron muchos y que tú puedes ayudarme a completar esta lista. Así que, por favor te lo pido, comparte con todos nosotros tus despropósitos de año nuevo para un escritor novel o, si ya estás del otro lado del abismo, me encantará saber cuáles han sido algunos de los propósitos que te has puesto en años anteriores y que sí has cumplido… No sé por qué algo me dice que este post no tendrá pocos comentarios. ✍🏼

Deja un comentario

Deja un comentario