Cuando decidí que necesitaba recibir clases de escritura creativa, decidí también tomármelo en serio. Soy una persona creativa y muy inquieta, ahora nos llaman multiapasionados. Somos gente que tenemos varios hobbies, que nos metemos de cabeza a aprender cosas que nos gustan, tanto en cursos o talleres, como de forma autodidacta y estamos ávidos de conocimientos de los campos que nos apasionan…

Si quieres escribir como un profesional es necesario leer. Qué digo necesario, es imprescindible. Por eso hoy quiero hablar sobre el ejercicio de leer, pero no me refiero a ese ejercicio regular de consumir letras que hacemos todos por placer. Me refiero a leer con la intención de aprender de quien escribe. Hoy te voy a compartir aquellos aspectos en los que yo me fijo cuando leo, quizá esto te ayude a reconocer cómo leer como un escritor, para que a partir de ahora, cuando leas, no lo hagas únicamente para disfrutar la lectura, que también, sino para aprender los mecanismos de la escritura.

El caso es que yo tenía pendiente la inauguración de una sección más en mi canal: la tallereada, en la que haré análisis a algunas obras escritas por grandes autores, así como algunas obras escritas por mis alumnos. Y a colación de un comentario sin responder que uno de mis seguidores dejó en el canal, decidí abrir esta nueva sección realizando un análisis al cuento “Hansel y Gretel”, de los Hermanos Grimm, un cuento clásico que probablemente te leyeron cuando eras pequeño y que no puedo dejar de analizar porque el mundo necesita un análisis como el que estoy a punto de hacer.  O no, pero igual me vengo arriba. En esta nueva sección, lo que haré es destripar una obra. ¿Le sacamos las tripas juntos?