Esta se ha convertido en una de mis películas favoritas. La historia mezcla varias de mis pasiones en el territorio de la ficción: comunicación, interpretación, extraterrestres, ciencia, lingüística, percepción del tiempo, filosofía. Es una historia trepidante. Llena de intriga y con una estructura narrativa que pone a prueba nuestra capacidad interpretativa y compositora del tiempo. ¿Ya la viste? Si no, te la recomiendo mucho.

Desde que me dedico a escribir y en general a la literatura a través de la docencia, la divulgación y la creación, he tenido que soportar un montón de prejuicios e incomprensión social. A nadie sorprendo cuando digo que amamos a los artistas consagrados y alabamos la obras artísticas que han transformado el mundo, pero no vemos con buenos ojos a alguien de nuestro entorno que quiere ser artista y no valoramos su trabajo en justa medida. La postura que se tiene de la figura del artista emergente a mí, particularmente, me saca de quicio. Y sobre eso quiero hablar hoy; quiero hacerles ver cuál es el precio que tengo que pagar por dedicarme a la escritura y al mismo tiempo llevarlos a tomar consciencia de lo que cuesta convertirse a uno mismo en un creador literario.

El escritor mexicano Juan Rulfo dio una conferencia titulada “El desafío de la creación” en la Escuela de Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México en el año 1963, ese mismo año, meses más tarde, fue publicada la transcripción de la conferencia en la revista de la misma universidad.
En esta conferencia Rulfo hizo un esfuerzo por explicarnos cómo comprendía la creación literaria, con especial atención en su quehacer como cuentista; buscó explicar cómo era su propio proceso creativo o método de escritura creativa. ¿Quieres averiguar cuáles eran las prioridades y estrategias creativas de uno de los escritores más importantes del siglo XX en hispanoamérica?